con:
Estás en: Casas RuralesCáceresCuacos de Yuste

Casa RuralCasa Rural Naturaleza Relax

Casa la Ciega es un alojamiento rural de alquiler completo para 10 personas. Está situada a 2 km. de Cuacos de Yuste en un paraje protegido, rodeada de robles y pradera y al fondo la sierra de Gredos. Es un lugar perfecto para disfrutar con familiares y/o amigos; l@s niñ@s también disfrutan al aire libre, donde la vegetación crece espontánea y donde están con contacto con la Naturaleza. Tiene 5 hb dobles, 3 baños, gran salón comedor con chimenea, cocina a disposición , salón con futbolín y diana y jardín


Régimen de alquiler: Casa completa

Bienvenid@s a Casa la Ciega!!. En esta casa os recibiremos con la mejor sonrisa y haremos lo necesario para que vuestra estancia sea lo más agradable posible. Podréis disfrutar de la  compañía de vuestros familiares y/o amigos, con la misma intimidad y libertad que si estuvierais en la vuestra. El edificio es una vivienda del S. XIX que mantiene su estructura original y está rehabilitada con materiales rústicos, imprimiéndole un carácter acogedor y muy funcional.

La casa se encuentra en una finca, a 2 km de Cuacos de Yuste. Está rodeada de robles y pradera, dónde el terreno hace una vaguada desde donde no se ve nada, sólo NATURALEZA.

Es un edificio de 300m2 de una sola planta con dos niveles y dos buhardillas.

Dispone de 5 confortables habitaciones dobles, 3 cuartos de baño con calefacción, cocina totalmente equipada, un gran salón-comedor con chimenea y distintos ambientes, biblioteca, salón con futbolín y diana y fuera, en el jardín, barbacoa, horno de leña y muebles de jardín

También dispone de ropa de cama y toallas, enseres de cocina, lavadora, lavavajillas, horno, microondas, cafetera, tostadora, útiles de limpieza, leña, juegos de mesa, información completa sobre la comarca, radio-casette,  NO hay televisión pero sí antena. Se admite mascotas.

En este entorno podréis descansar o ser tan activ@s como queráis ser.El lugar invita al descanso, a relajarse, a olvidarse de las prisas...Comenzar el día con un buen desayuno, dejar el coche en casa e ir andando hasta el pueblo: recorrer sus calles, sus plazas, escuchar el chorro de las fuentes que te encuentras al paso, comprar el pan, tomar el aperitivo en cualquiera de sus bares...en definitiva, vivir la experiencia de la vida de un pueblo.