con:
Estás en: ApartamentosCantabriaRibamontán al Mar

ApartamentoApartamento Naturaleza Relax Romántico

Bos Brazón es una casa tradicional cántabra que se compone de 6 coquetos apartamentos rurales. Se encuentra situada en el pueblo de Galizano, en el municipio de Ribamontán al Mar, una hermosa zona de grandes pastos que combina la playa y el monte. La naturaleza en estado puro. Los apartamentos disponen de calefacción de suelo radiante, cocina totalmente equipada, televisión digital terrestre y conexión a internet. Los apartamentos Bos Brazón son una propuesta ideal para disfrutar de la naturaleza


Régimen de alquiler: Completa o por habitaciones

Resérvala ahora Online en Booking

Fecha de entrada

Fecha desde

Fecha de salida

Fecha hasta


  • Sin cargos de gestión
  • Haz cambios en tu reserva en cualquier momento
  • Cientos de miles de comentarios
  • Ofertas a diario
  • Cancelación gratuita en la mayoría de los alojamientos
  • Paga en el alojamiento


La Casa

Los Apartamentos Playa Galizano se levantan en una típica casona rural cántabra - Casa Bos de Brazón- construida hace más de doscientos años, ha sido completamente reformada en 2008, y transformada en un idílico lugar de descanso que cuenta con seis apartamentos completamente equipados. En dicha reforma se ha mantenido la piedra y madera original intercalando cerámica y forja de nueva creación. Conviven lo nuevo y lo viejo, lo moderno y lo austero, donde se han utilizado materiales ecológicos y reciclados respetando así el entorno y el medio ambiente. Una forma de aunar y evidenciar distintos aspectos, creando un clima personal, acogedor y relajado, que nos invita a leer, escribir, relajarnos con el paisaje y sus largos paseos por la zona.

Dicha edificación se encuentra enclavada una finca en el paraje denominado Bos de Brazón del pueblo de Galizano, perteneciente al Municipio de Ribamontan al Mar que asoma a la Bahía de Santander. La intención de crear apartamentos de alquiler con un estilo propio, las actividades y servicios que ofertamos tiene la idea de conferir al lugar una sensación acogedora, de refugio, y relax de corta y larga duración. El hecho de que la vivienda de los propietarios se encuentre al lado de los apartamentos y de que el número de personas alojados en su momento de mayor afluencia no supere las 30 personas, convierte a Bos Brazón en una casa rural donde el diálogo y la cercanía, o la total independencia de las personas entre sí sean posibles de elegir.

En las zonas ajardinadas se ha procurado mantener las plantas autóctonas de la zona como puede ser el laurel, saúco, o el madroño, manteniendo una continuidad con el entorno.