con:
Estás en: Hoteles Rurales › Cádiz › El Santiscal

Hotel RuralHotel Rural Romántico Naturaleza Enología

Hacienda El Santiscal es un alojamiento rural ubicado en el Paraje Natural del Lago de Arcos de la Frontera en el siglo XV y que ha sabido mantener el sabor de antaño en sus paredes con las comodidades de hoy en día, sin perder un ápice del encanto de las antiguas casas solariegas, al igual que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos para conseguir ser un Hotel Ecológico, como así lo certifican las dos marcas de calidad obtenidas en 2011 "Parque Natural de Andalucía " y "ECEAT".


Régimen de alquiler: Por habitaciones

Resérvala ahora Online en Booking

Fecha de entrada

Fecha desde

Fecha de salida

Fecha hasta


  • Sin cargos de gestión
  • Haz cambios en tu reserva en cualquier momento
  • Cientos de miles de comentarios
  • Ofertas a diario
  • Cancelación gratuita en la mayoría de los alojamientos
  • Paga en el alojamiento


El propio nombre de esta casa Noble del siglo XV, exquisitamente restaurada, evoca sentimientos de romance y aventura tan profundos como el mismo Siglo de Oro español.

El término "Santiscal" proviene de una villa rústica romana ubicada en los terrenos de la Hacienda que fue descubierta a finales del siglo XIX. El sector conocido comprende un peristilo, una piscina, conducciones de agua y varios mosaicos entre los que destaca el único de tema figurado con la representación de Venus y Adonis. La edificación y los pavimentos indican un uso dilatado de la villa durante toda la época imperial romana hasta el siglo VI, al que corresponde la lápida visigoda de Bulgarico, encontrada en 1890.

Cuenta la historia que había una vez un caballero llamado Juan de Armario que en 1.485, cuando Ronda estaba cercada por los moros, entró el primero en la mina donde guardaban todas las provisiones para la plaza y en esta empresa perdió la vida. En premio a ésto, el Rey concedió a sus hijos cinco caballerías de tierra al pié de la Sierra del Santiscal, donde levantaron la que sería la casa familiar que hoy se llama Hacienda El Santiscal, un hermoso edificio fortificado con magníficas vistas al Paraje Natural , resultado de la situación estratégica en la que fue construida y que ahora puede ser disfrutada por Usted. Entorno del Hotel Rural Hacienda El Santiscal
Nuestro alojamiento rural se encuentra situado en Arcos de la Frontera, ciudad histórica, capital de la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz y junto al Parque Natural de Grazalema, declarado reserva de la Biosfera por la Unesco.

Arcos de la Frontera, declarado Monumento Histórico Artístico en 1962, es uno de los pueblos más bonitos de España, encaramado en una alta peña desde donde se cuelgan multitud de casas blancas y un castillo medieval que habla del esplendoroso pasado de tan romántica y legendaria villa de la corte de la antigua provincia árabe de Medina Sidonia.

En la actualidad, Hacienda El Santiscal es un alojamiento rural que ha sabido mantener el sabor de antaño en sus paredes con las comodidades de hoy en día, sin perder un ápice del encanto de las antiguas casas solariegas, al igual que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos para conseguir ser un Hotel Ecológico, como así lo certifican las dos marcas de calidad obtenidas en 2011 "Parque Natural de Andalucía " y "ECEAT".

El hotel cuenta con cuatro habitaciones Standard, cuatro Superiores con balcón, dos Superiores con Vistas, una Superior con Terraza Privada , y una Suite con salón y chimenea . Todas están climatizadas con control remoto privado, equipadas con caja fuerte gratuita, teléfono directo, ventilador de techo, wifi y cuarto de baño completo con secador de pelo, toallero calefactor, dispensadores ecológicos, ahorrador de agua y productos de acogida entre otros amenities.

Siendo un edificio histórico ( Siglo XV ) y estando protegido, todas las habitaciones son diferentes, habiéndose apostado por la mezcla de colores fuertes en las paredes, aludiendo al Pop Art años 70, con muebles y piezas antiguas, casi todas parte de la casa originalmente y de bastante valor, como una cómoda del siglo XVI, un baul de Vuiton achaflanado para los carruajes ó un sofá Isabelino que conserva su tapicería original, entre otras muchas piezas.

Algunas habitaciones además conservan el artesonado de madera, los techos altos abovedados, suelos de ladrillo árabe o terracota natural, armarios de cuarterones, etc.. aunque todas están decoradas de manera acogedora y acorde al estilo de la casa, lo que le confiere sencillez, elegancia, y carácter, pero siempre respetando el conjunto arquitectónico, que fue declarado en su día "Singular".