con:
Estás en: Hoteles Rurales › Sevilla › La Puebla de los Infantes

Hotel RuralHotel Rural Naturaleza Romántico Gastronomía

Idílico, familiar y cuidado en cada uno de sus detalles. Así es como hemos concebido el Hotel La Posada del Infante, un pequeño refugio rural situado en el centro de la localidad de La Puebla de los Infantes y flanqueado por un marco incomparable: el Parque de la Sierra Norte de Sevilla y el Parque Natural de Hornachuelos. En sintonía con el paisaje, el establecimiento se alza en una casa señorial del siglo XIX, renovada para ofrecer a nuestros clientes una cálida experiencia de descanso y contacto con l


Régimen de alquiler: Por habitaciones

Resérvala ahora Online en Booking

Fecha de entrada

Fecha desde

Fecha de salida

Fecha hasta


  • Sin cargos de gestión
  • Haz cambios en tu reserva en cualquier momento
  • Cientos de miles de comentarios
  • Ofertas a diario
  • Cancelación gratuita en la mayoría de los alojamientos
  • Paga en el alojamiento


Concebida como pequeño hotel rural con restaurante, esta casa nace del sueño de sus promotores por dar hospedaje a aquellos que sueñan con alojarse en un establecimiento con encanto en un idílico entorno como es el de la Puebla de los Infantes, población situada entre dos embalses, José Torán y Retortillo.


 


Cobijarse en la posada es trasladarse en el tiempo, confundirse con la naturaleza y poder disfrutar de deportes como la caza, la pesca, parapente, existiendo a su disposición numerosas rutas de senderismo.


 


Se trata de una casa señorial del siglo XIX que quiere homenajear con su nombre al infante don Enrique, sobrino del rey Alfonso X el Sabio y de quien recibió las tierras que rodean nuestra población.


 


Otro personaje histórico con propiedades en nuestra localidad fue don Alonso de Santa Cruz, cosmógrafo del emperador Carlos V, al que igualmente se homenajea introduciendo en la casa detalles de sus trabajos cartográficos del siglo XVI.


 


La fachada de la casa muestra la cara señorial de su época. Tras la simetría de las ventanas enrejadas, los balcones y los ojos de buey que miran a la calle, se esconde un pequeño mundo intimista y sosegado que hará que sus huéspedes se sientan ajenos al ajetreado mundo en que vivimos.